El exministro Béjar

Como se sabe, el ciudadano Héctor Béjar dejó de ser ministro de Relaciones Exteriores. Este fue un hecho político que se forjó a partir de la protesta callejera y la difusión periodística del pasado que cargaba aquel sujeto. De todos modos, para informar a quienes no lo conocen bien, exponemos a continuación lo más importante de la vida del exministro.

 

Experiencia guerrillera y política

Héctor Béjar es conocido actualmente por ser profesor, sociólogo y artista plástico, como también por ser catedrático en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) y también en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

Estudió Derecho en San Marcos. Además, consiguió una maestría en Política Social y es doctor en Sociología, título que obtuvo con el meritorio grado de Summa Cum Laude. Posteriormente, en los años 50 estudió Arte en la Escuela Nacional de Bellas Artes del Perú.

Héctor Béjar ostenta un excelente currículo académico, como pocos han podido lograr. Lamentablemente estas credenciales de intelectual no se relacionan con un buen comportamiento ciudadano. En 1962 recibió entrenamiento para ser guerrillero en Cuba; allí mismo conoció al Che Guevara y fue formado por Manuel Piñeiro.

Cuando regresa al Perú inicia su actividad como guerrillero, funda el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y luego el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Posteriormente, en 1964, organizó el grupo guerrillero “Javier Heraud” en Bolivia. Luego retornó a Cuba para organizar las actividades guerrilleras del ELN en el Perú.

El 25 de setiembre de 1965, el Ejército de Liberación Nacional, comandado por Héctor Béjar atacó la hacienda Chapi, en Ayacucho. En ese acto asesinaron a tres hacendados. Luego, robaron el dinero y repartieron el ganado entre los campesinos a quienes permitieron apropiarse del fundo.

En 1966 fue encarcelado por el cargo de sedición. Dadas las circunstancias, existía la posibilidad de que Héctor Béjar sea condenado a muerte. Un grupo de intelectuales, entre quienes figuraban Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir, hicieron una petición al presidente Belaunde para que Béjar sea juzgado en procedimiento ordinario. De esa manera, Héctor Béjar lograba salvar su vida.

Pocos años después fue colaboracionista con la dictadura del General Velazco, gracias a una amnistía concedida. Recientemente causó un gran escándalo. Héctor Béjar afirmó que Sendero Luminoso fue una creación de la CIA de Estados Unidos y la Marina de Guerra del Perú. Posteriormente, esta institución peruana manifestó que rechazaba totalmente las declaraciones de Héctor Béjar. Con esto, el ministro presentó su renuncia irrevocable.

 

Conclusiones

En la PUCP, Héctor Béjar es profesor en la Escuela de Posgrado. Se puede aceptar que la PUCP tenga una posición de izquierda; pero incluso un izquierdista pretende modificar la realidad desde el punto de vista político de la izquierda, que es aceptado democráticamente. Por el contrario, pretender cambiar la política y el orden social a partir de actos terroristas significa coaccionar a la sociedad en base al miedo y la violencia, y eso no es democrático; eso lo hace un vil terrorista.

Por esa razón, es incongruente con el espíritu de la PUCP que un sujeto como Héctor Béjar haya sido profesor universitario —y lo siga siendo— a riesgo de envenenar las mentes de sus alumnos y para peor fama de la Pontificia Universidad Católica del Perú. El profesor no solo enseña con lo que sabe sino también con lo que es como persona. Al día de hoy, Héctor Béjar continúa siendo un sujeto orgulloso de su pasado como guerrillero. Es altamente cuestionable que siga ejerciendo labores de docencia en la PUCP.

Héctor Béjar es, en realidad, un asesino a quien se le perdonó las culpas (que no le quita el haber sido un asesino). Además, es un hombre capaz de defender la guerrilla y el terrorismo como actos válidos para conseguir cambios políticos y sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *