Hubo un depredador sexual en CEPREPUC

Lo que sigue da cuenta de otros casos en los que Harold Farfán Reto está involucrado. El blog “Te leo Leo” recoge tres testimonios más en los que queda claro que el exprofesor de CEPREPUC era un depredador sexual cuyo interés eran las estudiantes menores de edad. De estos testimonios uno corresponde a una compañera de un taller de teatro; la segunda, a una alumna de Harold Farfán Reto en la CEPREPUC y, finalmente, el último corresponde a una exalumna suya en Estudios Generales Letras.

Si hay algo que une a estos testimonios, a los cuales hay que sumar el presentando anteriormente, es que cualquiera puede entender que Harold Farfán Reto tenía un interés obsesivo por las menores de edad y que, para conseguir lo que deseaba de estas, utilizaba su posición de autoridad como profesor y también su mayoría de edad frente a las estudiantes agraviadas.

Dicho esto, pasamos a exponer el testimonio de una joven que tuvo contacto con Harold Farfán Reto en un taller de teatro. El testimonio es tomado del blog “Te leo Leo”. Los hechos acontecieron alrededor del año 2016.

 

La compañera del taller de teatro

(…) «En una clase de teatro Harold deslizó lentamente su dedo sobre la planta de mi pie, me sentí extraña. Recuerdo su cara de curiosidad preguntándome en tono provocador si me había hecho cosquillas. Me quedé en shock, no creía lo que había pasado, él me doblaba la edad y yo no le había dado confianza»

(…) «Paralelamente decidí incursionar, por segunda vez, en teatro musical y allí conocí a Harold Farfán, quien también era parte del elenco. Nuestro primer contacto fue durante una clase en la que él fue mi compañero para hacer un ejercicio, siempre nos mirábamos y eso me hizo sentir cómoda para trabajar juntos».

Aquí, vale aclarar, el testimonio refiere que Farfán Reto solía mirar mucho a la joven víctima, y eso fue lo que le gustó a esta.

(…) «Al comienzo, yo normal. Además, a raíz del trato en clase, me comenzó a gustar; hasta que un día cuando practicábamos un ejercicio me preguntó si alguna vez pensaba tener un novio para que dejase de estar ‘estresada’, eso me hizo sentir muy incómoda».

(…) «Le dije que no me había gustado que me toqué así, sin permiso, él me pidió disculpas y me dijo que no me moleste, pero había sido inapropiado, además, yo tenía 19 años y él casi 30. Él sabía la diferencia de edad y sabía lo que hacía. A partir de ese momento nos fuimos distanciando».

(…) «Necesitábamos copias de los guiones y él, como era profesor de la PUCP, las hacía en la universidad más baratas; una vez le escribí por whatsapp y le pregunté cuánto tenía que pagarle por las copias que me correspondían y me contestó: Más que cobrarte, lo que estoy pensando es cómo cobrarte. Cuando le mostré mi molestia por su respuesta, me volvió a decir que era una broma».

(…) «Yo estaba de pie y él no dejaba de mirarme haciéndome sentir mal. ¿Estás mirándome el culo? ─le pregunté, él me dijo que sí, minimizando mi incomodidad, al punto de increparme diciéndome que yo era muy agresiva con él, porque le pegué debido a su frescura. Él siempre decía que yo tenía mal carácter, quizás para justificar mi molestia por cómo se comportaba conmigo».

 

La alumna de CEPREPUC

(…) «Yo estuve en la CEPREPUC, en el ciclo de marzo a julio de 2017, la profesora de redacción que nos tocó tuvo que retirarse y Harold Farfán Reto la reemplazó […] nos hacía participar, yo era una de las que participaba y Harold siempre se acercaba a mi sitio con el afán de hablarme, mi compañero de carpeta se percató de mi incomodidad».

(…)  «Él se comportaba como si fuera mi amigo, me preguntaba cómo estaba y me saludaba donde me veía. Un día llegó mi cumpleaños y como mi enamorado quería darme una sorpresa, mi amigo le dijo al profesor que me canten el Happy Birthday, me avergoncé mucho sobre todo porque eso pasaba en su clase y cuando tocó la campana de descanso, Farfán Reto se acercó y me dio un beso y un abrazo».

(…)  «Que el profesor estuviese pendiente de mí siempre me desconcentraba, no me gustaba que estuviese detrás mío viendo todo lo que hacía; incluso mis compañeros de aula comentaban que se acercaba demasiado a mí».

(…)  «No asistí a sus últimas clases, tuve que llevar asesorías en un grupo de estudio. No me sentía cómoda llevando la clase con él y además él con su actitud impedía que estuviese tranquila y esas últimas semanas requerían de mi máxima concentración» […] «Yo era de las que participaba mucho en clase, pero dejé de hacerlo por él».

(…)  «Además, no sabía cómo hacerlo, quizá sentí miedo porque él tenía un cargo; hasta que vi el post de la chica violada y reconocí su modus operandi, “ayudar” a sus alumnas, pero había una razón más. Alguna vez pensé en pedirle asesoría en la redacción para el ensayo que era parte del porcentaje para el ingreso directo a la PUCP, menos mal que me alejé de él».

 

La exalumna de Estudios Generales Letras

El tercer (y último) testimonio, recogido por el blog “Te leo Leo”, es una captura de pantalla obtenidas de la página de Facebook “Se acabó el silencio — Humanidades PUCP”, en el que una exalumna de Harold Farfán Reto relata su experiencia con él.

La exalumna cuenta que en el año 2011 Harold Farfán Reto la invitó a salir, comunicándose con ella a través de mensajes de correo. En ese tiempo, Harold Farfán Reto era su jefe de práctica del curso Estructura del Lenguaje. Esta alumna recuerda que las conversaciones fueron muy educadas, pero no aceptó a salir con aquel ya que consideraba negativo que suceda eso entre una alumna y un pre-docente. En esos días la exalumna tenía 17 años.

Cuenta, además, que le parece negativo que Harold Farfán Reto no se haya preocupado por evolucionar y mejorarse en cuanto a ser un docente, por medio de la experiencia laboral, y que, por el contrario, lo que ha ido perfeccionando es su habilidad para seducir alumnas, en su entorno laboral, que son menores de edad y vulnerables por eso mismo.

Otro detalle importante que menciona esta exalumna es que le resulta perturbador pensar que la PUCP, un lugar donde aprendió cosas importantes, ahora sea un espacio que normaliza la práctica del acoso incluso más allá de las relaciones profesor-alumno.

 

Conclusiones

Como se sabe, CEPREPUC es el centro preuniversitario de la Universidad Católica. En ella, interactúan profesores de edad adulta y jóvenes de 16 a 19 años que se preparan para ser admitidos en la PUCP.

Felizmente, Farfán Reto fue separado de sus funciones como profesor. Sin embargo, cabe preguntarse, cuántas víctimas más de este sujeto existirán tanto fuera como dentro de la PUCP. Hasta el momento aparecen tres víctimas aparte de quien hizo la denuncia publicada anteriormente.

Mucha gente, durante los últimos años, ha vivido engañada respecto a la PUCP. Sin embargo, no era más que un caso resumido en la popular frase por fuera flores, por dentro temblores. Realmente, todo ese aparato publicitario de que es la mejor universidad del Perú, que figura en tal o cual ranking de universidades, la calidad y la excelencia, no ha sido más que un acto de vil mentira. Secretamente, el rector incrementaba las moras hasta límites no permitidos, se recortaba la pensión a los jubilados, se incrementaban desvergonzadamente las pensiones y los docentes se aprovechaban sexualmente de las alumnas.

Los casos conocidos hasta el momento pueden no ser los únicos. Recordemos que a una víctima femenina le cuesta mucho el proceso para poder exteriorizar el trauma de una agresión sexual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *