Manifiesto

Dados los acontecimientos que en los últimos tiempos han afectado a la PUCP, la universidad en la que estudio, resulta conveniente poner en marcha este blog.

No voy a especificar mi sexo o género, tampoco revelaré mi unidad académica ni mi ciclo de estudios, ni mucho menos mi nombre. Es más, no haré algún tipo de referencia que pueda poner en peligro el secreto de mis datos personales. Últimamente las autoridades de la PUCP juegan sucio; y tanto así que un blog, con la mejor intención del mundo, podrían ser tomado como un acto de indisciplina y una consecuente sanción que echaría al tacho el esfuerzo y los recursos invertidos en el afán de conseguir una carrera universitaria.

Dejaré claras las cosas desde el inicio. El propósito, a través de este humilde blog, es criticar a la Pontificia Universidad Católica del Perú desde la posición de alumno. El afán es obvio: la búsqueda de una mejor universidad, no solo por el costo económico que tiene, sino por un prestigio que empieza a mostrar grietas, prestigio que ha sido siempre la ventaja cualitativa frente a otras instituciones de educación superior del Perú. La PUCP no puede llegar a ser una vergüenza más de este país.

 

Arno Del Río