Primer testimonio contra Marco Antonio Mazzini

Un profesor más se suma a la lista de acosadores de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). En este caso nos encontramos ante un testimonio contra Marco Antonio Mazzini, profesor de música en la mencionada universidad. Nuevamente, la historia que recogemos fue publicada en la página de Facebook “Profesores Acosadores Peruanos”. Tal como en anteriores ocasiones, el nombre de la víctima —una alumna— se mantiene en reserva.

Dice la afectada que conocía a Marco Antonio Mazzini por ser profesor de la Universidad Católica y por su buena fama como músico. Además, recuerda al profesor como un tipo amable. Por una cuestión limitada a la simpatía y el respeto, la víctima solía saludar al profesor cada vez que lo veía. Por cierto, los cursos de música se imparten en Chorrillos, en una facultad pequeña, la cual propiciaba la cercanía entre alumnos y músicos, ambos eran pocos en el recinto estudiantil.

Cierta vez, y para incomodidad de la afectada, Marco Antonio Mazzini le dijo a esta que era linda y encantadora. La alumna se sintió extrañada, pero lo tomó como un cumplido; debido al buen concepto que tenía del músico, no creía que esas palabras tuvieran una carga de malicia.

Uno de esos días, tanto profesor como alumna estaban solos en la facultad y Marco Antonio Mazzini le dijo un halago y luego añadió: “cuando será el día en el que puedas darme un pico”. La alumna no supo cómo reaccionar y pensó que se trataba de una persona peculiar.

A partir de ese día, cada vez que profesor y alumna se saludaban, esta notó que el profesor intentaba que el beso sea cerca de los labios de ella. Entonces, fue cuando esta empezó a sentirse incómoda cuando compartía espacios con Marco Antonio Mazzini, más aún si era a solas. Debido a su naturaleza, las clases de música requiere de salones privados para practicar.

La alumna recuerda que hubo una segunda vez en la que Marco Antonio Mazzini le pidió un beso en los labios. La alumna no supo qué decir ni qué hacer. Un día, en el que se saludaron, el profesor consiguió darle un beso muy cerca de los labios a la alumna. Fue forzado, pero el profesor le dijo “lo conseguí”, con la misma alegría que le caracteriza.

Eso aconteció hace tres años (desde el 2020 hacia atrás), recuerda la alumna. Según ella misma, nunca habló de eso porque justificaba al profesor sino porque Marco Antonio Mazzini es una persona apreciada por muchos, por su simpatía y talento musical, lo cual le da un prestigio importante.

La alumna finaliza su testimonio diciendo que este profesor y músico recurre constantemente a saludar con besos cerca de la boca a muchas alumnas. Por esto, ellas se sienten incomodas puesto que resulta siendo una completa falta de respeto.

Tal como refleja el testimonio de la alumna contra Marco Antonio Mazzini vemos, una vez más, cómo el prestigio bien ganado sirve de escudo para que los profesores incurran en el acoso hacia sus alumnas. Estos profesores saben muy bien que ninguno de su entorno profesional les va cuestionar lo más mínimo. Una vez más lo repetimos: la excelencia académica —en este caso se suma la excelencia artística— no supone una excelencia moral irrefutable. Ojo con eso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *